Eterno resplandor de una mente sin recuerdos. [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Eterno resplandor de una mente sin recuerdos. [Libre]

Mensaje por Invitado el Vie Nov 08, 2013 2:43 am

Estaba allí, sola. ¿Qué curioso no?, una joven como yo más solitaria que nunca, una chica que estuvo rodeada de mil cosas. Nadie comprendía mi forma de pensar. Nadie excepto yo. Este mundo en el que vivíamos no podía ser testigo de la injusticia de ser invadidos por gente de sangre muggle, y por esa estúpida razón era que yo estaba entre esas rejas. No me gustaba quedarme sola porque comenzaba a deprimirme y yo no era así, pero en aquel momento Rania y Alexa habían sido castigadas por intentar violar la seguridad del segundo piso. Los guardias tenían más consideración conmigo, y aunque desconozco el por qué, pues lo agradezco.
Aburrida, sin mucho que hacer, me senté en el suelo de mi celda y aguardé impaciente el correo de la semana. De seguro alguna lechuza habría de llegar para mí, porque yo sabía que la tía Pansy aún me recordaba y me estimaba, o tal vez podría llegar alguna visita, cosa que era prácticamente imposible, pues la maldita desgraciada de mi hermana gemela no querría ni recordar que yo existía y mi padre tampoco. Agaché la cabeza algo triste y sin ninguna esperanza de nada.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Eterno resplandor de una mente sin recuerdos. [Libre]

Mensaje por Invitado el Miér Nov 20, 2013 7:04 pm

"Es una locura René, estás loca, y vas a acabar mal después de esto" Por alguna razón esa frase retumbaba en mi cabeza según me acercaba a la fortaleza de Azkaban. ¿Que qué hacía allí? Ir a visitar a Nicki Parkinson. ¿Por qué? Porque no tenía nada mejor que hacer y pensé que algo de compañía le vendría bien. ¿De que la conocía? Era sobrina de Pansy, una antigua compañera y amiga de mis padres, por lo que aunque es posible que Nicki no me recordase a mi, yo si que la recordaba a ella. Vale, hasta aquí, todo bien, el problema empieza cuando le conté a Theo a donde iba. Después de eso, unos cuantos gritos y algún que otro niño mirándonos con cara rara, quedó claro que no iba a cambiar de opinión y que iba a pasar uno de mis días libres de fin de semana visitando a Parkinson.

Llegué y después de que comprobasen que no iba a intentar liberar a nadie, de que se quedasen con mi varita y de que el guardia de la puerta me mirase con una mezcla entre asco y curiosidad, pude entrar. Otro guardia muchísimo más amable y con una sonrisa en la cara me guió hasta la celda en la que se encontraba Nicki y entré. -Hola- dije arrepintiéndome internamente, pensando que igual quería estar sola, y yo solo estorbaba. -No se si me recuerdas- inteligentemente no le dije mi nombre, ni apellido, quería saber si sabía quien era, o si no tenía ni una remota idea.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.