Encuentros al atardecer [Scorpius]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Encuentros al atardecer [Scorpius]

Mensaje por Invitado el Lun Oct 28, 2013 10:31 pm

La chica vio su reflejo en el agua. Cuando estaba cansada o deprimida gustaba de ir al lago negro a despejar su mente. No se encontraba triste, simplemente se encontraba exhausta, pues la noche anterior la había pasado en vela por unas pesadillas que le atormentaron toda la noche, suspiró y se estremeció ante el recuerdo. Todo había sido tan real, aquellos seres misteriosos, tétricos y encapuchados, portando unas extrañas máscaras y con sus varitas amenazantemente apuntando a los miembros de su familia. Toco el agua con un dedo, estaba algo fría, ya se percibía el otoño en el aire, el viento frío soplaba y las hojas caídas del sauce boxeador no estaban muy lejanas. Pronto sería día de brujas y al pensar en esto se ponía de mejor humor, amaba aquella celebración, sobre todo los caramelos, sin contar que era divertido ver a las personas ridículamente disfrazadas, se incluía a si misma en este grupo.

Ya había acabado sus deberes desde el día anterior, por lo que decidió tomarse ese fin de semana para si misma. Había ido con sus amigas a Hogsmeade, hizo unas cuantas compras y después bebió una deliciosa cerveza de mantequilla en Las Tres Escobas. Ahora había tomado uno de sus viejos libros y se había dirigido sin pensarlo al lago. Sorprendentemente los terrenos estaban casi desiertos, sólo unas cuantas parejas acarameladas que caminaban de aquí para alla, compartiendo su felicidad y otros grupos de amigos y amigas que cuchicheaban y de ves en cuando reían. La imagen de Rose solitaria debía parecer algo triste, sin embargo era una de esas personas que valoraban el silencio y la soledad.

Suspiró y se acostó en el suelo sin una pizca de verguenza, su libro permanecía a su lado aún sin ser tocado, cosa que era sumamente extraña ¿Rose Weasley sin un libro entre sus manos? Contempló un rato el cielo, muchas veces las personas no se tomaban la molestia de ver cosas tan bellas pero comúnes como aquella. El cielo estaba teñido de un hermoso color anaranjado y las nubes de un peculiar rosado, cerró los ojos y sintió que se formaba una pequeña sonrisa en el rostro, se sentía tan en calma, esperaba esa noche poder dormir como un bebé. Después de un rato la tentación fue demasiada, y como era usual Rose tomó un libro entre sus manos y lentamente lo abrió, enfrazcandose rápidamente en su lectura, aún recostada comodamente en el suelo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentros al atardecer [Scorpius]

Mensaje por Invitado el Jue Oct 31, 2013 6:23 am

Scorpius iba caminando con tranquilidad por los Terrenos del castillo. Su paso era calmado y sereno, un paso de práctico pavoneo por el lugar, como si él fuese el dueño del castillo y alrededores. Claramente era el paso al que estaba acostumbrado, el "paso Malfoy", aquella forma de caminar que pareciera que se llevaba el mundo por delante.
Y bueno... En realidad, para él, para su pensamiento y su mentalidad Malfoy, se llevaba el mundo por delante y tenía el absoluto derecho de hacerlo: pertenecía a una de las familias de sangre pura más poderosas e influyentes del mundo mágico británico, era indudablemente atractivo, podía conseguir la mayoría de las cosas que deseara con un simple chasquido de sus dedos... Tenía todos sus motivos para creer que se llevaba el mundo por delante... Y mientras caminaba por los Terrenos en dirección al Lago eso se confirmaba cuando notaba las miradas sobre él, en especial miradas de las chicas. Sabía que había muchas que darían toda su mesada de galleons con tal de un mísero beso suyo y saber eso era una de las cosas más estimulantes y reconfortantes que podían encontrarse sobre la faz de la Tierra.
Siguió caminando y entre las varias parejas y grupitos de chicas que había alrededor del Lago vio algo que contrastaba: una muchacha sola, leyendo un libro. Arqueó una ceja con suavidad y se acercó un poco más, hasta ver con mejor detalle a la muchacha que estaba tirada en el suelo. La conocía. Era Rose Weasley... Una de esa odiosa familia, los Weasley. Todos traidores a la sangre, según su padre y, por lo que había podido apreciar durante sus años académicos, las apreciaciones de Draco no estaban para nada lejos de la realidad.
Pero el caso de Rose le era algo... Especial. A los hombres Weasley solía hacerles la vida imposible, a las mujeres Weasley solía ignorarlas, pero a Rose... Bueno era una mezcla de hacerle la vida imposible con algún raro gesto generoso de su parte, todo eso impregnado con una caballerosidad y una amabilidad que era extraño que él le dirigiera a una chica con el apellido que Rose tenía.
- Vaya, vaya... Así que tenemos a una de las pocas Weasley's lectoras de la historia de la humanidad. Conmovedor. - murmuró burlón, aunque en un tono que parecía más bien bromista que verdaderamente ofensivo. - Aunque, como de costumbre, no pareces demasiado acompañada. - se sentó a escaso medio metro de distancia a su lado, mientras observaba las aguas del lago.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.